Las mascotas dan muchas alegrías, van a la puerta para recibirnos cuando llegamos a casa, hacen cosas simpáticas y se preocupan por nuestro estado de ánimo. Tener un peludo en casa siempre es positivo, sobre todo en hogares con niños o ancianos. Sin embargo, no nos parecen tan adorables cuando ensucian  la casa con sus juegos y ocupaciones habituales o lo llenan todo de pelos. Está claro que cuando se tiene una mascota hay que limpiar más y más a menudo para mantener la higiene y las condiciones de salubridad en casa. Desde nuestra experiencia, como una de las empresas de limpieza en Bilbao, te contamos algunos trucos para que tu casa luzca reluciente y tu mascota viva feliz y tranquila.

La clave es no descuidarse, si realizas minuciosamente algunas tareas de mantenimiento la limpieza será más llevadera. En Limpiezas Abando vamos a hablarte de cómo mantener tu casa limpia cuando tienes mascotas:

  1. Prepara una zona de la casa para su uso y disfrute. Evitarás que se suba frecuentemente a las camas y los sillones si tu mascota cuenta con su propia cama. Habilita zonas donde él pueda saciar sus necesidades. Si tienes un gato busca una zona ventilada donde colocar su caja de arena y límpiala cada día para evitar malos olores.
  2. Saca a tu mascota de la cocina. Si puedes evitarlo, no pongas su comedero y el agua en la cocina, de este modo mejorarás la higiene de estas estancias. Es recomendable sacar a la mascota de estos espacios a la hora de cocinar, así evitarás que puedan caer pelos en la comida.
  3. Baños para ellos. Una vez al mes tendrán que pasar por la ducha, acostumbra a tu mascota desde cachorro. Si los lavas en exceso puede dañarse su piel y perder el pelaje, pero es fundamental que estos pequeños amigos estén lo más limpios posible.
  4. Cepíllalos a menudo. Mejor en una terraza o espacio al aire libre, de este modo eliminas los pelos muertos y evitarás la caída masiva dentro de casa.
  5. Aspira. Ya sabemos que es una acción que se realiza con frecuencia, pero la periodicidad deberá aumentarse notablemente cuando en nuestra casa vive una mascota. Ventilar de forma diaria también es una cuestión fundamental.