El chocolate es un manjar delicioso al que es difícil negarse, hace las delicias de pequeños y grandes. Si tienes niños en casa seguro que más de una vez has vivido como dejaba su manita llena de chocolate estampada en tu ropa para llamarte. Pero hasta los adultos tenemos pequeños accidentes con la comida que pueden causar manchas y otros problemas en prendas delicadas. No vamos a pedirte que dejes de disfrutar del chocolate, así que como empresa de limpiezas en Bilbao queremos presentarte algunos consejos útiles para acabar con las manchas de chocolate de los muebles, cortinas, alfombras o de tu vestido favorito.

El chocolate se derrite, sobre todo cuando aprieta el calor, motivo por el cual es realmente sencillo que este alimento termine por manchar nuestras prendas. El principal problema es que si la mancha se seca, sin que hayamos podido limpiarla, será mucho más difícil acabar con ella. En la medida de lo posible, trata de limpiar el chocolate cuanto antes para evitar que se incruste en los tejidos y que resulte más complicado limpiarlo.

Si vas a lavar la prenda a máquina, frota un poco la zona de la mancha con detergente líquido, con cuidado de no extenderse demasiado para evitar manchar el tejido que no se ha visto afectado por la mancha. Es una manera sencilla de ayudar a tu lavadora a eliminar las manchas difíciles.

Pero, existen muchas más opciones, desde Limpiezas Abando queremos recomendarte el uso de productos naturales para acabar con las manchas complicadas. Productos ecológicos, especialmente pensados para acabar con manchas difíciles. En Internet encontrarás muchos consejos para limpiar como el vinagre o el bicarbonato, pero no te recomendamos experimentar, por lo menos no con tu ropa favorita.

Nos encanta comer chocolate, pero hacerlo en el sofá un domingo por la tarde es aún mejor. El problema es que te caiga chocolate en el sofá y no te des cuenta. Si el sofá es de cuero, eliminar la mancha será más sencillo, pero si el sofá es de tela la tarea se complica. El mejor modo de hacerlo es con un paño de microfibras, creamos una solución suave con agua y jabón para lavar los platos. Humedecemos ligeramente el paño y frotamos sobre la mancha suavemente. Finalmente, Ponemos otro paño seco y limpio sobre la mancha para que absorba la humedad. Podemos repetir la operación tantas veces como sea necesario.

En última instancia, siempre puedes contratar un servicio profesional de limpiezas en Bilbao para eliminar la suciedad y las manchas complicadas. Verás tu casa reluciente, sin quebraderos de cabeza, y olvídate de las tareas de limpieza.