Se pueden encontrar superficies de cuero en cualquier hogar, quizá en los sofás, algún sillón y puede que en prendas de ropa. El cuero es un material muy adecuado para diferentes elementos dadas sus características. Sin embargo, suelen generar dudas a sus usuarios sobre las tareas más adecuadas para su limpieza y mantenimiento. Lo más adecuado será un trapo húmedo con un poco de jabón, para posteriormente aclararlo con un trapo húmedo sin jabón y, finalmente, secarlo con otro trapo totalmente seco. Sin embargo, en muchas ocasiones podrían aparecer manchas en los materiales de cuero más difíciles de eliminar. Estas tareas suelen atajarse cuando se contrata un servicio de limpieza general en Bilbao.

Se deberá frotar con la espuma del jabón la superficie de piel, hasta que la misma se vea limpia. En cuanto al aclarado de este jabón, el trapo utilizado deberá estrujarse adecuadamente, ya que el cuero no se lleva demasiado bien con la humedad o el agua. Al minimizar la humedad del paño, se conseguirá limpiar la superficie, sin que el agua penetre al interior de la piel, que es precisamente lo que queremos evitar para que no se deteriore. Por ello, también es importante secar la superficie que ha sido limpiada con agua y jabón.

En cualquier caso, desde Limpiezas Abando queremos contarte algunos secretos para mantener los elementos de cuero en perfecto estado de revista.

Debes tener en cuenta que al aplicar sobre la piel agua y jabón, el cuero perderá el aceite natural, por ello, habrá que hidratarlo con algún producto específico que sea capaz de devolver al cuero sus condiciones iniciales.

Existe una gran diversidad de productos en el mercado para que este material luzca su aspecto inicial, pueden ser en forma de aceite o cremas. La aplicación de los mismos siempre se realizará de la misma manera: habrá que poner una pequeña cantidad del producto en un paño completamente seco y frotarlo contra la superficie del cuero. La clave está  en la cantidad de producto empleado, si no nos excedemos en su uso el efecto puede ser adverso.

Sin duda, estos cuidados son los más adecuados para los elementos de cuero, se consiguen limpiar estas superficies, eliminar las manchas y conseguir que el cuero luzca como el primer día. Esta tarea suele solicitarse con frecuencia cuando se contratar un servicio de limpiezas generales en Bilbao.