Limpiar las zonas acristaladas supone un trabajo que puede resultar tedioso. No sólo consiste en eliminar el polvo y la suciedad, sino que también hay que limpiar estas superficies en profundidad para acabar con las huellas y manchas. Las propiedades de los cristales hacen que la suciedad sea más visible en este tipo de materiales, sobre todo, en el caso de los espejos. De hecho, muchas de estas superficies acristaladas, como las ventanas, suelen limpiarse sólo cuando se realiza una higienización en mayor profundidad. Desde nuestro servicio de limpiezas generales en Bilbao somos conscientes de las dificultades que entraña mantener en condiciones óptimas estos elementos, por ello queremos ofrecerte algunos consejos para conseguir los mejores resultados.

El primer factor a tener en cuenta es elegir un producto adecuado para la correcta limpieza de los cristales. Existe una gran diversidad de productos específicos para limpiar estas superficies, pero lo cierto es que no son adecuados. Cuando utilizas estos productos comerciales para la limpieza de superficies acristaladas podrás detectar que generan energía estática, lo que hace que se ensucien con mayor facilidad y recojan pelusas y otras partículas como el polvo. Además, estos productos suelen contener restos oleosos y químicos, que no permitirán que nuestros vidrios luzcan limpios y relucientes.

Otro factor de importancia, que generalmente se desconoce, es que el uso de trapos o paños en la limpieza de cristales, también contribuye a generar en estas superficies carga estática. Este factor hará que las partículas se adhieran, inevitablemente, a los vidrios. En lugar de materiales de tela, la mejor solución para la limpieza de vidrios es el uso de papeles.

En Limpiezas Abando prestamos especial atención a las zonas acristaladas en nuestros servicios de limpiezas generales en Bilbao. La solución más rápida y eficaz para una óptima limpieza de este tipo de superficies es contratar un servicio profesional. Como empresa de limpiezas contamos con los métodos y materiales más avanzados que garantizan los mejores resultados y con una mayor durabilidad en el tiempo. Sin embargo, la principal razón para contratar un servicio externo que nos ayude en cuanto a la higienización de los vidrios es que conocen a la perfección los productos más adecuados para cada tipo de superficie. Ahorra tiempo y esfuerzo, tus cristales quedarán impolutos.