Es algo que suele dificultarnos la tarea de una limpieza general. Las juntas de los azulejos y las baldosas se convierten en el refugio de la suciedad. Además, su color suele ser blanco, pero la el paso del tiempo y la humedad de algunas zonas, como la cocina y el baño, puede terminar por oscurecerlas. Según nuestra experiencia en la limpieza de locales en Bilbao, queremos compartir contigo algunos truquillos para que no pierdas la paciencia cuando te toca limpiar estas temidas ranuras.

Los baños son, sin duda, una de las zonas más complejas. En esta estancia se acumula gran cantidad de humedad y vapor de agua, convirtiéndose en un foco para los microorganismos. La higiene es fundamental para combatir este problema. El moho puede instalarse en las juntas de los azulejos y baldosas, siendo además perjudicial para nuestra salud. El problema es que el desgaste, la humedad y las bacterias hacen que estas líneas se vuelvan negras, siendo realmente complicado que vuelvan a su color original.

La bayeta y la fregona no son suficientes para combatir estas manchas que se forman en las juntas. Resulta imposible no fijarse en ellas cuando visitamos el baño o la cocina y nos sacan de nuestras casillas. Para conseguir optimizar la higiene de estas zonas es recomendable utilizar herramientas más finas que nos permitan llegar más lejos en la cavidad, como una esponja o un cepillo de dientes.

En Limpiezas Abando sabemos que es una tarea delicada. La principal dificultad para conseguir aquello que nos proponemos es que los productos que estamos acostumbrados a utilizar son químicos y tóxicos. Los servicios profesionales de limpieza cuentan con otros recursos para higienizar las áreas necesarias con productos ecológicos. El ozono, por ejemplo, es un tratamiento muy eficaz para limpiar estas juntas y desinfectar toda la estancia.

Si, por fin, consigues acabar con las manchas de estas ranuras, puedes seguir los siguientes consejos para mantener la humedad y la suciedad a raya.

  1. La ventilación es muy importante
  2. Tener demasiados productos de higiene, como champús o geles, en la bañera es contraproducente. Al ducharnos estos botes se mojan, quedando húmedos. Es posible que se cree una pasta marrón que acabará, irremediablemente, en los azulejos.
  3. El uso del deshumidificador es muy recomendable, ya que la principal razón para las manchas oscuras es la humedad por condensación y en el ambiente.