La higiene en oficinas y centros de trabajo es fundamental para crear unas condiciones de confort adecuadas, que permita a los empleados realizar su trabajo de forma eficiente. Estos espacios de trabajo son, además, la carta de presentación de las empresas, puesto que los proveedores, socios y clientes pueden visitar las instalaciones de la compañía. Unas oficinas limpias y ordenadas siempre transmiten una imagen de responsabilidad, trabajo y eficiencia. Las empresas de limpieza en Bilbao hacemos hincapié en la necesidad de llevar a cabo unos procesos de higiene adecuados en las oficinas, con el objetivo de mejorar las condiciones de salubridad en estos espacios. Obviamente, es recomendable que las tareas de limpieza en los centros de trabajo se realicen por un equipo profesional, fuera del horario laboral para evitar interferir en la productividad de la empresa.

Desde Limpiezas Abando te presentamos una serie de consejos para conseguir el mayor rendimiento de tu empresa de limpieza en Bilbao.

  1. Apuesta por la comunicación: Será fundamental mantener una comunicación adecuada con la empresa que realiza el servicio, la misma deberá ser abierta y bidireccional. Si no te gusta alguna cuestión relacionada con los trabajos de limpieza, deberás hacérselo saber a la empresa para que cambien un producto específico o un procedimiento determinado. De este modo, conseguirás que los trabajos de higienización de tu oficina cumplan con tus expectativas.
  2. Establece las zonas donde la limpieza deberá tener una especial incidencia: Si consideras que existen algunas zonas dentro de tus instalaciones donde la limpieza debe tener una mayor incidencia debes comunicarlo a la empresa que se encarga de estas tareas. Generalmente, estos servicios de limpieza suelen hacer mayor hincapié en zonas donde se produce una acumulación excesiva de microorganismos, como pueden ser los aseos.
  3. Solicita a tus empleados que se encarguen de la organización de su puesto de trabajo: Las empresas de limpieza se dedican a la higienización de los espacios de trabajo, pero en numerosas ocasiones se ven obligados a perder tiempo en mover objetos para poder limpiar. Si los empleados mantienen un orden en sus puestos de trabajo, el servicio de la empresa será más eficiente. Además, el orden contribuye a mejorar la productividad de la entidad.
  4. Establece las pautas de limpieza: Se trata de acordar con tu empresa de limpiezas los procedimientos de higiene que se van a realizar, así como la periodicidad más adecuada para los mismos.
  5. Fija los horarios de limpieza: En función del tamaño de las instalaciones y del número de empleados de la empresa se puede acordar una periodicidad óptima para las tareas de limpieza. Lo más habitual es que los servicios de higienización de las instalaciones se produzcan fuera del horario laboral para no interferir con el trabajo de los empleados.