¿Sabías que se conocen más de 4.500 especies de cucarachas? Aunque a simple vista puedan parecer iguales, lo cierto es que no lo son. Todas las cucarachas presentan alas, sin embargo muchas de ellas no pueden volar. De hecho, la mayoría de las cucarachas prefieren salir corriendo a utilizar sus alas, el vuelo de las cucarachas no es frecuente y, en los casos en los que se da, es torpe. Estos animales, generalmente rechazados por el humano, están acostumbrados a convivir con las personas, por lo que se adaptan a casi cualquier tipo de medio. Como empresa de limpieza en Bilbao, desde nuestro servicio de control de plagas hemos aprendido muchas cosas de estos isópteros, ahora queremos compartirlas contigo.

Para la proliferación de cucarachas deben presentarse unas condiciones adecuadas, relativas a dos aspectos fundamentales: la temperatura y la humedad.  Generalmente, prefieren sitios oscuros y húmedos, por lo que suelen habitar en los sistemas de alcantarillado. De todas formas, estos isópteros se ven atraídos por las fuentes de comida, por lo que suelen penetrar en las viviendas, principalmente por los sistemas de desagüe, emergiendo en nuestro hogar a través de los sanitarios.

La dificultad de erradicar estos insectos, es la velocidad con la que se reproducen, pudiendo alcanzar el grado de plaga con facilidad. Aunque existe una gran variedad de especies de cucarachas, en nuestro país las más habituales son:

  1. Blatta orientalis: La cucaracha más común, la negra. Esta especie no puede volar y sus lugares preferidos para vivir son las tuberías y los desagües.
  2. Battella germánica: Conocida como la cucaracha del café, su tamaño no es excesivamente grande, habita en espacios oscuros y húmedos con temperaturas cálidas.
  3. Periplaneta americana: Es la cucaracha que presenta un color más rojizo, esta especie  puede volar. Busca espacios oscuros y húmedos, con temperaturas cálidas. Dentro de un inmueble prefiere alojarse en espacios como la cocina y el baño.

El principal rechazo hacia las cucarachas se debe a que son portadoras de enfermedades. Curiosamente, estos insectos pueden sobrevivir hasta 45 días sin agua, ya que sus cuerpos son capaces de absorber agua por sí mismos. Además, soportan importantes niveles de radiación, siendo capaces de sobrevivir a los mismos.

El riesgo que las cucarachas suponen para la salud humana y las importantes pérdidas económicas que pueden darse al contaminar la comida, hace necesaria la ayuda profesional para erradicarlas. No debemos olvidar que la velocidad a la que se reproducen supone que estos insectos se conviertan en una desagradable plaga, que debemos eliminar de nuestros espacios de residencia o trabajo de forma eficaz y precisa.

En Limpiezas Abando, empresa de limpieza en Bilbao, ponemos a tu disposición nuestro servicio de control de plagas para eliminar las cucarachas que se cuelan en cualquier espacio, inundándolo e infectándolo a su paso.