Los elementos tapizados aportan calidad y elegancia a las estancias donde se ubican. Las alfombras, por ejemplo, son elementos textiles que consiguen hacer un hogar mucho más confortable y acogedor. Sin embargo, cuentan con una desventaja y es que su limpieza no es una tarea sencilla, sino todo lo contrario. Las alfombras recogen suciedad y polvo, pueden aparecer manchas en sus superficies y absorben los olores. Generalmente, estos textiles se fabrican minuciosamente, con materiales delicados y tras un elaborado trabajo, por lo que no pueden lavarse en la lavadora. Las empresas de limpieza en Bilbao sabemos bien que la limpieza de superficies tapizadas debe llevarse a cabo con cuidado, pero también sabemos que la higiene de estos elementos será esencial para mantenerlos en unas óptimas condiciones durante más tiempo.

Actualmente, en el mercado se pueden encontrar alfombras con otro tipo de materiales, cuyo objetivo es facilitar las labores de mantenimiento. En cualquier caso, las alfombras de tejidos naturales continúan siendo las más demandadas. Obviamente, será necesario aspirar las alfombras de forma periódica para eliminar las partículas de suciedad y polvo, pero para un mantenimiento adecuado habrá que reparar en otro aspecto fundamental: la eliminación de malos olores. Cuanto más fuerte sea el olor fijado en estos elementos textiles, más difícil será erradicarlo.

En cualquier vivienda se llevan a cabo una serie de labores de limpieza que pretenden mejorar las condiciones de higiene en su interior. Con el objetivo de acabar con los malos olores es necesario ventilar de forma adecuada las estancias, al menos durante diez minutos al día. Evidentemente, el tiempo de ventilación necesario para minimizar la presencia de malos olores deberá ser superior. Desde Limpiezas Abando queremos resaltar que el hecho de aspirar las alfombras no sólo contribuye a eliminar la suciedad, sino que en ocasiones sirve para erradicar la causa del mal olor.

No existe un método infalible casero para higienizar de forma adecuada las alfombras y acabar con los malos olores. La mejor opción es optar por una limpieza profesional de las alfombras de forma periódica, ya que generalmente la limpieza que se realiza de estos elementos es superficial. En cualquier caso, las empresas de limpieza en Bilbao contamos con métodos evolucionados de limpieza para acabar con los malos olores y conseguir que estos elementos textiles luzcan como nuevos. La mejor higienización es la que se consigue mediante la ozonización, eliminando además los malos olores de forma definitiva.