Existen muchos tipos de locales de restauración. La competencia en este sector es alta y, por ello, los hosteleros buscan diferenciarse de los demás en algún aspecto. Si alguna vez has gestionado un establecimiento de estas características, sabrás que los almacenes y las cocinas son áreas vulnerables para las plagas. Los insectos y los roedores buscan cobijo en lugares oscuros, cercanos a fuentes de alimentación y agua. Como una de las empresas de limpieza en Bilbao sabemos bien que la presencia de estos intrusos en tu local puede arruinar tu reputación y hacer que tus clientes elijan otro establecimiento en lugar del tuyo.

Hablamos de uno de los problemas sanitarios más graves que podemos encontrar en un restaurante. Ya que las plagas pueden contaminar los alimentos y contagiar enfermedades de gravedad a tus comensales. La realidad es que este problema surge con más facilidad de lo que parece y, una vez que lo hace, necesitaremos un servicio profesional para poder erradicarlo respetando unas condiciones mínimas de salubridad.

Principales riesgos de una plaga en un restaurante

  1. Pueden contaminar los platos y las bebidas, mientras están a la espera para ser servidos.
  2. A su paso infectan las superficies de trabajo con microorganismos. Zonas como las encimeras, mesas, utensilios de trabajo, etc.
  3. Contaminan los alimentos crudos que están almacenados para elaborar los platos. Por lo que deben guardarse en un frigorífico o cubiertos con film o papel de aluminio.

Desde Limpiezas Abando te ofrecemos algunos consejos para ayudarte a evitar la aparición de plagas en tu local.

  1. Intenta cubrir huecos y mantener puertas y ventanas cerradas para que no puedan acceder.
  2. Los cubos de basura cerrada son mejor alternativa que los que permanecen siempre abiertos.
  3. Es necesario mantener una higiene adecuada en las superficies de trabajo.
  4. Durante la noche conviene mantener los desagües tapados para evitar que algunos insectos, como las cucarachas, puedan acceder durante las horas en los que estos sistemas no se utilizan.

Aun siguiendo todas estas premisas, es posible que alguna plaga elija tu local para instalarse. En estos casos debes recurrir a un servicio profesional para combatir el problema sin poner en riesgo la salubridad de tus clientes.