Es cierto que los techos no son tan accesibles como las paredes y el suelo, pero eso no quiere decir que no haya que limpiarlos. Este es un aspecto que siempre debe tenerse en cuenta, sobre todo en el caso de los falsos techos ya que es una zona donde se acumula gran cantidad de polvo y suciedad. Según nuestra experiencia en la limpieza de locales en Bilbao, los techos suelen ser los grandes olvidados, pero es un punto importante que debe higienizarse con relativa frecuencia. Si no sabes por dónde empezar con esta tarea, te ofrecemos varios trucos que pueden ayudarte.

Elige el momento más adecuado

Estas tareas no son agradables, pero es importante decidir cuál es el mejor momento para acometerlas y con cuánta periodicidad vamos a hacerlo. En el caso de una vivienda es más sencillo, pero cuando se trata de un establecimiento comercial, deberemos tener en cuenta cuestiones como la actividad que se realiza en el interior, el volumen de usuarios que ocupan esos espacios, los residuos que generan, los sistemas de ventilación y climatización, etc.

¿Qué tipo de techo es?

No todos los techos son iguales, por lo que las tareas de limpieza de estos paramentos también variarán en función de la tipología que presentan. Entre los más frecuentes podemos destacar: los falsos techos, los de cristal o los de escayola. Los falsos techos son los que más suciedad acumulan, ya que se genera un espacio entre ambas superficies en la que se acumula suciedad y suponen un riesgo, ya que pueden convertirse en morada de insectos o roedores.

¿Hay objetos suspendidos?

Las lámparas, rejillas o difusores deben desmontarse para proceder a la limpieza de los techos y montarlos una vez se hayan higienizado. Otros elementos deberían taparse con plástico o telas para que no les alcance la suciedad de los techos.

Tapa el resto de elementos y mobiliario de la estancia

Lo mismo ocurre con las paredes y el mobiliario de la estancia. Hay que tener en cuenta que la posición horizontal de los techos hace que la suciedad se desprenda hacia abajo pudiendo alcanzar estos elementos.

En Limpiezas Abando sabemos que esta tarea es ardua y laboriosa, por ello lo más adecuado es contratar un servicio profesional. Los técnicos de una empresa especializada estarán familiarizados con estos trabajos y lo ejecutarán más rápidamente. Además, contarán con las herramientas más adecuadas para este tipo de limpieza.