Con la llegada del buen tiempo, cobra especial importancia la presencia de tu jardín. El sol y el calor favorecen que pases más tiempo en el exterior para disfrutar de las temperaturas agradables y, en el caso de que tengas piscina, para refrescarte. Los trabajos de jardinería son, por tanto, fundamentales en esta época del año. A continuación, te ofrecemos una serie de consejos para que tu espacio verde luzca perfecto.

En primer lugar, es muy importante controlar las malas hierbas que aparecen en las zonas de vegetación. Se trata de especies dañinas que pueden ahogar a las plantas y provocar que el jardín presente un aspecto desaliñado. Además, pueden servir como hogar a insectos y hongos. Las azadas y los fungicidas son tus aliados para acabar con las malas hierbas.

En relación con este asunto está el control de las plagas. Para evitar que las poblaciones de insectos crezcan de forma descontrolada es necesario utilizar productos fitosanitarios, que protegerán a las plantas contra animales nocivos y enfermedades. La poda es otra labor básica que debe realizarse para mantener un jardín en óptimas condiciones. No obstante, esta tarea tiene que ejecutarse correctamente para que el efecto sea el deseado.

En Limpiezas Abando somos especialistas en todo tipo de trabajos relacionados con el mantenimiento y la conservación de jardines. Nuestros operarios cuentan con una amplia experiencia, por ejemplo, en la poda de las ramas bajas de los árboles. Hay que podarlas de abajo hacia arriba con una motosierra, si son muy gruesas, o unas tijeras de podar. Respecto a los bordes de los jardines, deben estar recortados y bajos. Una guía o una cuerda pueden facilitarte el trazado del diseño.

También hay que prestar atención a la dirección de las plantas. Y es que, cuando crecen mucho, suelen tender a inclinarse por el viento. Sujetarlas con palos y cuerdas evitará que se deformen. Para un buen mantenimiento del jardín es imprescindible escarificar el césped. ¿Qué significa? Es una técnica que consiste en remover la tierra para que se airee.

Así, las malezas del césped que se encuentran en la superficie se eliminan con un rastrillo o un escarificador, que puede ser manual o eléctrico. Este proceso tiene que realizarse, al menos, una vez al año. Con estos sencillos consejos, tu jardín lucirá en perfecto estado para disfrutar del buen tiempo.