Las pantallas de los televisores o los ordenadores han evolucionado mucho con el paso del tiempo. En la actualidad son planas, además, han mejorado en muchos aspectos. Por supuesto, la calidad de imagen y audio es mejor, pero sobretodo, nos permiten ganar en espacio en nuestro hogar. Si bien es cierto que los aparatos electrónicos suponen un reto en las tareas de limpieza, surgen numerosas dudas en cuanto al modo más adecuado para limpiar estos elementos sin deteriorarlos. Su aspecto nos parece frágil y los materiales que la componen pueden crear dudas sobre los productos más adecuados para su limpieza. Desde nuestra experiencia en limpieza en Bilbao te contamos todo lo necesario para que tus aparatos electrónicos luzcan como nuevos, sin deteriorarse.

Debemos tener en cuenta que las pantallas de hace años, tanto para televisores como en ordenadores, se podían limpiar con el mismo procedimiento que el resto de superficies. Primero se eliminaba el polvo, pero también se podía utilizar algún producto líquido de limpieza para eliminar las posibles manchas que podía surgir. Sin embargo, estas tareas de limpieza son incompatibles con las nuevas pantallas o algunos elementos electrónicos. Para entender mejor por qué no se pueden limpiar del mismo modo, basta con saber que estos nuevos aparatos están fabricados con cristal líquido y, por ello, precisará un procedimiento de limpieza específico.

La mejor opción, antes de ponerse manos a la obra con la limpieza de estos aparatos, será consultar el manual del fabricante. El mismo incluirá recomendaciones sobre los cuidados más adecuados para mantener el equipo en buen estado, así como las acciones no recomendables. En cualquier caso, desde Limpiezas Abando te presentamos algunas tareas que serán comunes a todos los aparatos electrónicos:

  • El aparato deberá apagarse un rato antes de comenzar el proceso de limpieza.
  • Eliminar el polvo sin el uso de ningún producto específico de limpieza, usando simplemente una bayeta especial para atrapar el polvo u otro tipo de herramientas, como el plumero.
  • El problema suele surgir cuando el aparato presenta manchas, que no pueden eliminarse al limpiar el polvo en seco. Es esencial no pulverizar ningún producto de limpieza directamente sobre la pantalla. En última instancia podríamos humedecer, ligeramente, un paño o pulverizar el producto de limpieza en el paño.
  • Evitar, ineludiblemente, los productos de limpieza que emplean sustancias químicas.

En cualquier caso, desde nuestro servicio de limpiezas en Bilbao sabemos que eliminando el polvo de forma frecuente estos aparatos pueden mantenerse limpios y en buen estado, siempre y cuando se realice alguna limpieza general con relativa frecuencia. Si no dispones de tiempo o, simplemente, te da pereza siempre puedes subcontratar estos servicio a una empresa profesional.