Existen tareas cotidianas de limpieza, rutinas que realizamos con cierta frecuencia para mejorar el bienestar en nuestro hogar: limpiar el polvo, aspirar los suelos o higienizar los baños, etc. Sin embargo, hay otras tareas que son menos habituales, pero no por ello menos importantes. La cama es uno de los lugares donde más horas pasamos y, también, un nido para microorganismos como los ácaros, razón por la que es necesario extremar la limpieza de todos los elementos que conforman nuestro lecho. Además de cambiar las sábanas con cierta frecuencia no debemos olvidarnos del colchón o las almohadas. Aunque protejas estos elementos con una funda será necesario reparar en su limpieza de vez en cuando. Desde nuestro servicio de limpiezas generales en Bilbao sabemos bien que estas limpiezas en profundidad son necesarias, por lo menos dos veces al año.

La mejor opción para proteger los colchones es utilizar fundas y tener más de una para poder lavarlas con frecuencia. Aun así, es recomendable ventilar el colchón una vez a la semana y limpiarlo de vez en cuando para que se mantenga en buen estado durante más tiempo y mejorar nuestro descanso.

¿Cómo se limpia un colchón?

El primer requisito será armarnos de paciencia, ya que esta tarea nos va a llevar un buen rato. Habrá que aspirarlo por los dos lados y, en el caso de que tenga manchas, podremos limpiarlo con algún producto específico para tapizados. La clave será no abusar y no pasarse con el agua. Posteriormente, habrá que dejarlo ventilar para que se seque y, en última instancia, opcionalmente podemos rociarlo con algún ambientador del hogar para que huela a fresco y limpio.

¿Y las almohadas?

Esta tarea será algo más sencilla, dado el tamaño de los cojines y almohadones. Si se utilizan fundas protectoras, bastará con lavarlas junto con las fundas de las sábanas. De todos modos deberemos limpiar estos elementos de nuestra cama un par de veces al año. La mayoría de las almohadas pueden lavarse en la lavadora, aunque eso sí, compruébalo en la etiqueta antes de aventurarte, por si las moscas.

En Limpiezas Bilbao sabemos que la limpieza de la cama es relevante para conseguir un mejor descanso, sobre todo en el caso de personas alérgicas. También habrá que tener en cuenta la frecuencia de limpieza cuando haya alguna persona enferma usando la cama. Es una tarea que posponemos, generalmente por pereza, pero es necesaria. A fin de cuentas siempre podemos contratar un servicio profesional de limpiezas generales para poner nuestro hogar a punto y disfrutar del bienestar.