El mármol es un material que se ha utilizado desde hace mucho tiempo en las construcciones, su uso es frecuente ya que presenta dos ventajas: una gran belleza y una elevada resistencia al paso del tiempo y al desgaste. Precisamente, por este último factor, suele emplearse en las zonas comunes de los edificios, que soportan un elevado tránsito de personas a diario. Sin embargo, para garantizar dichas propiedades, el mármol precisará de ciertos cuidados. Como empresa de limpieza de comunidades en Bilbao tenemos que tratar con este material a menudo y existe una serie de trabajos que favorecen la conservación de estas superficies como nuevas.

Podemos destacar tres consejos básicos para mantener los suelos de mármol en buen estado:

  1. Cuidado con las manchas. Una de las características de este material es que resulta poroso, factor que hace que tengamos que tener todos los sentidos alerta para eliminar las manchas del suelo. Cuando se produce una mancha es importante limpiarla lo antes posible para evitar que quede la marca de forma permanente. Si se vierte un líquido, podemos pasar un trapo de microfibras seco para eliminar la humedad y evitar que las partículas de suciedad se adhieran a los pavimentos en la zona que se ha manchado.
  2. Este material es mucho más sensible de lo que parece, ya que su fabricación se realiza con piedra caliza. Por esta razón es muy importante evitar la utilización de productos abrasivos, como la lejía. Encontrar el producto más adecuado para higienizar nuestras superficies de mármol puede no resultar una tarea sencilla, pero es de gran importancia para conservar este material como el primer día.
  3. Servicio profesional: Precisamente por la porosidad del mármol es fácil que se produzcan manchas realmente difíciles de eliminar. La mejor opción es contratar un servicio de limpieza profesional, como el que ofrecemos en Limpiezas Abando, donde estamos acostumbrados a lidiar con este tipo de problemas. Tienes que tener en cuenta que un servicio de limpiezas siempre contará con los productos y las herramientas más adecuadas para conseguir los mejores resultados.

Cuando las manchas persisten, la mejor opción es optar por el pulido de las superficies, que siempre debe realizarse por persona debidamente cualificado. Si nos decantamos por otros remedios caseros puede darse el caso de que el problema se extienda y se agrave.