Con la llegada del invierno preparamos nuestra casa para el frío. Las alfombras son un recurso decorativo y funcional que nos permite vestir nuestro hogar y proteger nuestros pies de las bajas temperaturas. Nos encantan porque contribuyen a incrementar el bienestar en el hogar, haciendo las estancias más acogedoras. Sin embargo, como una de las empresas de limpieza en Bilbao sabemos bien que pueden surgir problemas cuando llega la hora de limpiarlas, ya que habrá que extremar las precauciones para no deteriorarlas.

Estos tejidos pueden resultar delicados para una limpieza convencional, pero suelen ser más resistentes de lo que creemos en un primer momento. No serán necesarios demasiados cuidados específicos, pero sí que habrá que tener en cuenta algunas cuestiones para evitar que estos textiles se deterioren.

Si quieres mantener tus alfombras como nuevas desde Limpiezas Abando te presentamos algunos consejos para conservarlas en buen estado durante más tiempo.

  1. Aunque no es necesario retirarlas en verano, mucha gente lo hace. Por un motivo u otro, podemos vernos obligados a recoger y guardar nuestras alfombras durante una temporada. En estos casos, habrá que reparar en algunas premisas fundamentales: siempre es recomendable guardarlas limpias, la mejor forma de almacenarlas es enrollarlas y nunca guardarlas dentro de plásticos ya que podría generarse condensación dando lugar a la aparición del moho.
  2. Las polillas son capaces de deteriorar los tejidos de nuestras alfombras de forma irreparable. Las manchas de grasa pueden ser una invitación en toda regla para estos insectos, por lo que conviene evitarlas en la medida de lo posible. Cuando estos textiles van a guardarse durante épocas prolongadas, es recomendable tratar los tejidos contra las polillas. Del mismo modo, que deberemos hacerlo cada cierto tiempo, cuando parte de la alfombra quede debajo de un mueble.
  3. Generalmente, la limpieza de las alfombras debería realizarse por profesionales para evitar problemas y que las mismas luzcan como nuevas. Como empresa de limpieza en Bilbao sabemos bien que la composición de estos textiles suele contar con materiales delicados que pueden verse alterados con la limpieza a máquina. Este tipo de problemas presenta difícil solución, la mayoría de las veces no se puede recuperar la pieza, motivo por el que toda precaución es poca a la hora de higienizar las alfombras del hogar.