Hay lugares en los que es imprescindible llevar a cabo unas labores de higiene muy escrupulosas por sus especiales características. Es el caso de los colegios, los vestuarios, los lugares públicos, por poner sólo unos ejemplos. En Limpiezas Abando sabemos que es vital extremar los cuidados en espacios como estos, por eso manejamos las técnicas y los productos más eficaces para evitar la proliferación de insectos dañinos. Y es que estos animales pueden transmitir numerosas enfermedades a las personas que entran en contacto con ellos o con su entorno.

Para ello, empleamos los procedimientos químicos y físicos adecuados, en función de las especies que haya que controlar. Las cucarachas, las hormigas, los mosquitos, las avispas, la carcoma y las pulgas son algunos de los insectos que pueden constituir una plaga perjudicial para los seres humanos. Además de llevar a cabo el saneamiento básico en las instalaciones a tratar, es necesario ejecutar otras medidas orientadas a la desinsectación. Aplicar productos insecticidas mediante aspersión o nebulización es una solución muy efectiva para acabar con ciertas plagas.

Los tratamientos químicos se dispersan por las posibles vías de entrada de los insectos y en los lugares en los que más se concentran (sitios cálidos y oscuros, normalmente). Para controlar las plagas de determinadas especies, como las hormigas y las cucarachas, también se obtienen buenos resultados con la colocación de cebos. Cada cierto tiempo, hay que comprobar estas trampas para verificar que estén siendo de utilidad.

Para llevar a cabo estas tareas, es fundamental contar con profesionales en la materia. El manejo de productos químicos no debe realizarse sin tener un conocimiento profundo del tema. Además, sólo un servicio especializado puede garantizar que los espacios tratados estén libres de insectos dañinos.

En Limpiezas Abando, además, somos expertos en las técnicas de desratización. Nuestros operarios utilizan productos indicados para conservar los lugares públicos y privados totalmente higiénicos, sin la presencia de roedores, animales capaces de transmitir graves enfermedades a los seres humanos. Confíe en un equipo experimentado para mantener sus instalaciones en perfecto estado y garantice así la salud de las personas que las utilizan.