Ya sabes que, como empresa de limpieza en Bilbao estamos en posición de ofrecerte un servicio integral para dejar tu casa u oficina en las mejores condiciones posibles. Para que día a día ofrezca su mejor cara. Usando en cada rincón y espacio las herramientas y productos adecuados. De hecho, esta es una de las principales ventajas de dejar este tipo de tareas en manos profesionales como es nuestro caso. En este post nos queremos ocupar de las mamparas de baño. ¿Cómo se limpian? Sigue leyendo para salir de dudas y descubrir si lo has estado haciendo bien hasta el momento.

Es innegable que una mampara apagada y sin brillo empobrecerá muchísimo el aspecto general del cuarto de baño. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Por descontado, no descuidar el tema del mantenimiento y la limpieza de la instalación. En Limpiezas Abando te insistimos en la necesidad de recurrir siempre a los productos y herramientas adecuados. En el caso de las mamparas, están vetados los productos abrasivos y los estropajos por mucho que veas que la suciedad está incrustada y que se te resiste. Hay que usar en todo momento productos que sean neutros. Los hay concebidos específicamente para la limpieza de las mamparas. De hecho, son algunos de los que usamos en nuestro día a día profesional.

Como seguro que ya te habías imaginado, las bayetas de microfibra son un complemento ideal para la limpieza de las mamparas del baño. Es importante reservar una en exclusiva para esta tarea ya que, si se usa la misma para varias cosas, lo más probable es que contenga restos de algún producto que no se pueda usar sobre la mampara.

Hay que prestar especial atención al cuidado de los perfiles, las placas y las superficies acrílicas ya que es donde suelen concentrarse los problemas de condensación y humedades. El aconsejable usar algún producto antical que evite que el vidrio sufra el impacto de la cal y de las sales.

Mucho cuidado con limpiar las mamparas del baño en seco porque podrían rayarse. En definitiva, además de higienizar, hay que aportar brillo a los cristales ya que son elementos que están expuestos diariamente a residuos de jabón, polvo y humedad. La limpieza de las mamparas de baño se debe realizar como mínimo una vez a la semana para que estos restos no se acumulen. Es importante también controlar la aparición de moho, tanto en las paredes del baño como en las mamparas.