Aunque te parezca imposible, los roedores viven cerca de las personas. Si lo piensas detenidamente no es raro, ya que buscan cobijo frente al frío o la lluvia y, además, necesitan fuentes de alimentación y agua. Es fácil que colonicen un edificio o local comercial, ya que allí encontrarán todo lo necesario. Sin embargo, para nosotros se convierten en un problema si tenemos en cuenta la rapidez con la que se reproducen. Según nuestra experiencia en la limpieza de fin de obra en Bilbao, sabemos bien que estos animalillos encuentran resquicios por los que colarse y pueden poner en riesgo nuestra salud, así que habrá que extremar las precauciones.

Que visiten nuestra propiedad es más fácil de lo que parece, pero su presencia puede pasar inadvertida al ser animales nocturnos. Como norma general, huyen de los humanos, pero puedes encontrar pistas que te pondrán en alerta sobre la presencia de roedores.

Deposiciones

Las heces de estos animales son muy características: oscuras y alargadas. Suelen hacer sus deposiciones en zonas oscuras y escondidas, pero si lo hacen dentro de una estancia de nuestra casa es una prueba irrefutable de que han convertido nuestra casa en su hogar.

Orina

Es otra pista importante. Dejan pequeños charcos en el suelo o manchas grasientas en las paredes. Suelen frotarse con las superficies para dejar su olor y, en algunos casos, tú mismo puedes detectar que algo no huele bien.

Materiales roídos

Necesitan morder cosas para afilar sus dientes, si no lo hicieran les crecerían de forma increíble. Por ello, si encuentras madera, tejidos o materiales de plástico mordidos estás ante una plaga de roedores. Es más fácil que encuentres este problema cerca de la cocina, aunque también pueden morder tuberías para beber agua.

Ruidos

Son animales nocturnos, por lo que hacen más ruido cuando lo demás dormimos o estamos en silencio. Sentir pequeños chillidos o sus pasos detrás de las paredes o en el techo es indicativo de que andan cerca, ponte alerta.

Mascotas

Los perros y los gatos huelen y sienten la presencia de estos animales, algo que les pone especialmente alerta. Préstales atención.

Huellas

En una superficie con polvo pueden verse las huellas de los roedores. Si sospechas que puedes ser víctima de esta plaga espolvorea talco cerca de las alacenas y espera que caigan en la trampa.

En Limpiezas Abando te contamos que estas fechas, cuando las lluvias se multiplican, es el momento elegido por estos animales para colonizar un determinado inmueble. Buscan calor, cobijo y alimento. Los roedores son portadores de enfermedades, así que la mejor opción será contratar un servicio profesional de control de plagas.