El moho puede llegar a ser un problema grave si no se le pone remedio a tiempo. Las esporas mediante las cuales se reproduce se diseminan con mucha facilidad, tanto al aire libre como en dependencias interiores. Encuentran el caldo de cultivo perfecto en las superficies que presentan un elevado grado de humedad, ya que en esas condiciones pueden alimentarse y crecer. Para controlar el moho es fundamental impedir que el ambiente en las instalaciones sea demasiado húmedo.

Esta plaga no sólo resulta antiestética, sino que también puede provocar problemas de salud si se concentra en grandes cantidades. En concreto, afecciones relacionadas con el aparato respiratorio. Como especialistas en limpiezas generales, sabemos que es imprescindible tener en cuenta que el moho crea una capa visible en la superficie. No obstante, se introduce en el interior de la zona afectada, aunque estas ramificaciones no pueden percibirse a simple vista.

Por este motivo, es vital que las labores de higienización sean exhaustivas, de modo que se acabe con el moho desde la raíz. Existen varias sustancias que actúan con efectividad para acabar con estos hongos. La lejía ofrece excelentes resultados en la lucha contra el moho, así como el amoníaco y el bórax. Estos productos es conveniente que los apliquen profesionales de la limpieza porque su manejo requiere de ciertos cuidados para evitar accidentes.

El procedimiento más efectivo para acabar con el moho es echar alguno de estos productos químicos directamente sobre las áreas afectadas. Es necesario dejarlo actuar durante unos minutos para que su acción sea más potente. El siguiente paso consiste en frotar enérgicamente si las manchas tienen una extensión significativa y luego hay que realizar un aclarado con agua.

En algunas ocasiones, el moho es muy persistente y es necesario recurrir a técnicas más complejas para eliminarlo. En estos casos, es imprescindible contar con los servicios de empresas especializadas en tareas de saneamiento, como Limpiezas Abando. Porque sólo con los conocimientos y las herramientas precisas es posible acabar con esta plaga de hongos que tantos problemas de salud puede acarrear a las personas que ocupan las instalaciones afectadas si no se le pone control.