Los responsables de establecimientos comerciales tienen que extremar los cuidados para que estos espacios luzcan siempre en perfecto estado de revista. Y es que la imagen que ofrezca una tienda o pequeño negocio es fundamental para atraer a nuevos clientes y fidelizar a los que ya han pasado por las instalaciones. Como firma especializada en las limpiezas de mantenimiento en comercios, sabemos que es vital realizar las tareas básicas de higienización a diario, así como otras más intensivas periódicamente.

Aunque parezca sencillo llevar a cabo estas labores, lo cierto es que es necesario ser exhaustivos a la hora de ejecutarlas. Cualquier rastro de suciedad puede quedar a la vista y afear el conjunto. Dentro de un local comercial, una parte muy importante es el escaparate. Es la zona en la que se concentran la mayor parte de las miradas, puesto que es la que queda más expuesta y da a la calle.

Por este motivo, es vital que los cristales estén impolutos, de modo que los artículos que se muestran se vean claramente. Pocas cosas hay que echen tanto para atrás a los clientes como un escaparate sucio. Por supuesto, la entrada del local también requiere de una especial atención por parte de los operarios de limpieza. Muchos pies cruzan la puerta de los comercios cada día, por eso es fundamental que la entrada esté lo más limpia posible, sin marcas de pisadas ni residuos.

El polvo es otro gran enemigo que hay que combatir. El mobiliario, los elementos decorativos e, incluso, las plantas tienen que estar libres de estas partículas. Para ello, hay que pasar un paño de microfibra a diario, con el fin de que no se acumule la suciedad presente en el ambiente y que entra por la puerta procedente de la calle. Como es lógico, el aspirado y el fregado de suelos y pavimentos es imprescindible que se realice cada día.

Vaciar las papeleras es otro detalle a tener en cuenta. Es muy antiestético ver un recipiente lleno de residuos o papeles y puede producir mal olor. Este tipo de limpiezas marca la diferencia entre unos establecimientos comerciales u otros. El buen aspecto y la higiene son cuestiones indispensables en los pequeños negocios, por lo que no deben escatimarse esfuerzos en este sentido.