En la mayoría de los hogares españoles viven animales de compañía. Los perros y los gatos son las mascotas más frecuentes, pero hay muchos otros animales domésticos que conviven con sus dueños en casa. Uno de los principales problemas que solemos encontrar es que las viviendas son cada vez más pequeñas, con espacios muy reducidos, lo que puede suponer un problema para una convivencia adecuada con animales. Como una de las empresas de desinfección en Bilbao sabemos bien que los animales manchan muchas cosas a su paso, pueden oler mal y su higiene resulta fundamental para evitar el contagio de enfermedades.

El espacio con mascotas se vuelve una cuestión fundamental. Cuando vivimos en casas pequeñas es recomendable no tener un perro demasiado grande, ya que puede sentir la falta de espacio. Pero, además, hay que tener en cuenta que la suciedad o los malos olores se concentran mucho más. Desde Limpiezas Abando queremos presentarte una serie de consejos para que puedas convivir en armonía con tus mascotas.

  • Moquetas y alfombras: Los textiles son la principal causa de los malos olores de la casa, ya que estos se adhieren a estas superficies muy fácilmente. Lo más adecuado es evitar estos elementos, apostando por suelos de baldosa o de madera, pero si es preciso disponer de alfombras deberemos extremar su limpieza. Para conseguir la higienización adecuada de los textiles podemos contar con un servicio profesional, es la mejor garantía de conseguir los resultados esperados.
  • Aseo de mascotas: Duchar a nuestras mascotas y cepillar su pelo con frecuencia reduce, notablemente, la cantidad de pelo esparcido por el suelo. Además, ofrecen una imagen más cuidada y se consigue reducir los malos olores. El sarro genera aliento y saliva con mal olor, por lo que es importante darles productos específicos para reducir la placa bacteriana.
  • Higiene de enseres: Sus juguetes y herramientas deben limpiarse con frecuencia, así como sus comederos y bebederos donde se acumula su saliva y es una fuente evidente de malos olores. Sin contar la cantidad de bacterias que se acumulan en ellas y pueden desencadenar problemas de salud en nuestras mascotas.
  • Cuidado con la fregona: Si los animales orinan o vomitan debemos tener cuidado de no limpiarlo con la fregona, el olor será fuerte y si lo limpiamos así, quedará impregnado en ella y se esparcirá por el resto de la casa. Lo más adecuado es retirarlo con papel absorbente y guantes. Sólo cuando este bien limpio podremos pasar la fregona con desinfectante.
  • Ventilar es importante: Aunque haga mucho frío en invierno, es una cuestión fundamental. Sólo necesitarás 5 minutos para renovar el aire y que los olores no queden encerrados en nuestra vivienda.