Los malos olores en el lugar de trabajo pueden resultar muy desagradables, y afectar a la salud y productividad de los empleados. Por eso, como empresa de limpiezas en Bilbao de referencia, queremos dar algunos consejos para mantener el mal olor alejado de la oficina.

La limpieza, clave para evitar el mal olor

La suciedad y la acumulación de la basura, así como un desorden prolongado, son los principales causantes de la generación de malos olores en el espacio de trabajo. Lo más efectivo para evitar el mal olor en la oficina, es realizar limpiezas generales, dejándolas en manos de profesionales especializados en la limpieza de locales y oficinas.

Tener cuidado con los productos de limpieza que se utilizan

Es necesario asegurarse de que la limpieza de la oficina se realiza con los productos adecuados. Hay que tener en cuenta, que el uso de la lejía y el amoniaco está prohibido en España en muchos edificios, por ejemplo. Se trata de productos muy fuertes, cuyo uso continuado y la exposición a los mismos, puede llegar a dañar los pulmones. Por eso, su uso se reconoce como riesgo laboral.

Colocar plantas

Las plantas, además de cumplir una función estética, son purificadores de aire y ambientadores naturales. Ayudarán a eliminar los malos olores y expandirán agradables aromas en el espacio de trabajo. Algunas, como el eucalipto, son ideales para cualquier oficina.

Prestar atención a los objetos

A la hora de limpiar una oficina, lo más habitual es prestar atención a los suelos, las escaleras, las ventanas y los lavabos. Sin embargo, es muy importante no pasar por alto aquellos objetos que utilizamos cada día para desempeñar el trabajo que nos compete, así como la zonas de descanso o los elementos que colocamos para atender a las visitas y clientes.

Los malos olores en una oficina pueden llegar a afectar en el rendimiento del trabajo, por lo que la limpieza es un factor fundamental. Contar con los profesionales adecuados puede ahorrarte muchos quebraderos de cabeza. En Abando Limpiezas somos especialistas en la limpieza de oficinas y todo tipo de edificios, así como en la desodorización y eliminación de olores orgánicos.