Como seguro que imaginas, los graffitis hechos sobre los muros de edificios o sobre trenes y autobuses no son sencillos de eliminar. Confieren a los edificios un aspecto descuidado y de abandono. Por eso mismo, sobre todo en los entornos urbanos, los graffitis representan un serio problema para los ayuntamientos y las comunidades de vecinos ante el que actuar de la mano de una empresa de limpiezas en Bilbao como es nuestro caso.


Lo primero que tenemos que tener presente es que hay que, en cuanto un graffiti aparezca en la fachada de un inmueble, hay que actuar cuanto antes. Cuanto más tiempo dejemos pasar, más penetrará la pintura en el material y resultará más difícil su eliminación. Además, si lleva mucho tiempo sobre la pared o nos aventuramos a quitarlo con métodos caseros, puede quedar una marca.

Lo primero que debemos hacer es saber de qué material se trata. En la mayoría de las fachadas, de ladrillo, mortero u hormigón, al ser porosas, absorben la pintura de los graffitis. Por eso es tan importante acudir a una empresa profesional que recurra a herramientas especiales que garanticen el mejor de los resultados. Ten en cuenta que habrá que hacer un análisis previo de la situación porque no existe una solución o técnica única para eliminar los graffitis. Los colores más resistentes y difíciles de eliminar son el rojo y el azul.

Uno de los escenarios preferidos por los grafiteros son los trenes y los autobuses. Algo que puede afectar negativamente a la percepción de comodidad y seguridad de los pasajeros.

En Limpiezas Abando insistimos en que las soluciones comerciales no sirven para eliminar graffitis que ocupan una gran superficie. Sobre todo, si el material es poroso o tiene una superficie irregular. Además, date cuenta de que estos productos para la eliminación de graffitis solo pueden ser usados profesionales. Se trata por ejemplo de disolventes químicos que no se encuentran a la venta para el público.

La eliminación de graffitis, siempre de la mano de especialistas

Es importante que los productos específicos para la eliminación de graffitis actúen por si solos el tiempo que marca el fabricante. Dependerá de factores como por ejemplo la temperatura ambiente. En ocasiones, las empresas especializadas en este tipo de tareas echamos mano de aparatos de agua a presión cuando el producto en cuestión ya ha actuado. Se puede mezclar el agua con arena para eliminar graffitis de fachadas de piedra. Es en todo caso un trabajo laborioso y delicado que ha de quedar siempre en manos de especialistas. No solo por el hecho de garantizar un buen resultado, sino porque a veces se usan herramientas que, en manos de personas sin conocimientos, pueden provocar un accidente.