Con la llegada del buen tiempo miramos hacia el exterior y, si tenemos una terraza, llega la hora de adaptarla para disfrutar de ella durante el recién estrenado verano. En invierno poco podemos hacer en estos espacios, lo más normal es que para lo único que salgamos sea para regar las plantas y limpiar. Es completamente normal, sobre todo si tenemos en cuenta que las terrazas suelen sufrir las condiciones climatológicas adversas de los meses más fríos del año. Desde nuestra empresa de limpiezas en Bilbao sabemos que no importa el tamaño de estas estancias, siempre es un buen lugar para crear un oasis dentro de casa donde aprovechar hasta el último rayo de luz solar cada día.

Antes de acondicionar la terraza tendremos que hacer una limpieza en profundidad y revisar que todo se encuentra en perfecto estado. Las paredes, la barandilla o el suelo pueden haberse deteriorado con el mal tiempo invernal. Desde Limpiezas Abando queremos aprovechar este espacio para ofrecerte varios consejos que te servirán para dejar tu terraza de 10.

  1. Barrer y limpiar los suelos a conciencia será nuestra primera tarea, lo que nos permitirá comprobar si hay desperfectos o problemas que sea necesario solucionar. Es posible que ya hayamos limpiado estos paramentos durante el invierno, pero ahora deberemos poner más énfasis en esta tarea. Tras eliminar las partículas de polvo habrá que fregar los suelos con agua y algún producto específico, en función del material con el que estén compuestas estas superficies. Siempre podemos ayudarnos con un cepillo para fregar que nos permitirá retirar más fácilmente la suciedad del suelo.
  2. Limpiar las paredes. No es una tarea muy habitual, pero sí recomendable para eliminar la suciedad, siempre que estén pintadas con una solución plástica. Cada cierto tiempo, será necesario darle una nueva mano de pintura.
  3. Las barandillas son la parte más vulnerable, que suele acusar mucho más las lluvias y la humedad propias del invierno. La mejor solución será utilizar agua templada y jabón neutro. En cualquier caso, la tarea se complica si este elemento presenta oxido, ya que será necesario lijarlo, prestar atención durante su limpieza y, en muchos casos, volver a pintarlas.

Los servicios de limpieza profesional pueden echarte una mano con todas estas tareas, contando además con aparatos de limpieza a presión que funcionan muy bien para eliminar la suciedad de las juntas y de los suelos fabricados con diferentes materiales.