Si hay una época preferida por los ácaros, ésa es el otoño. Se multiplican con facilidad en cualquier rincón de nuestra casa, pero no podemos verlos. Sin embargo y por desgracia, sufrimos sus consecuencias, en su mayoría problemas respiratorios. Por eso en nuestra empresa de limpiezas en Bilbao estamos especializados en terminar con ellos y en darte también los mejores consejos para reducirlos al mínimo.
Pero, empecemos por el principio… ¿Qué es un ácaro?

Se trata de arácnidos minúsculos, de los que existen más de 50.000 especies conocidas, y que sólo podemos ver a través de un microscopio. Eso sí, se cree que llevan en la tierra más de 400 millones de años, por lo que, aunque no vamos a terminar con ellos de un plumazo, lo que sí podemos lograr es sacar a la mayoría de nuestros hogares. La clave está en limpiar…

  1. Lava tus sábanas y ropa de cama a menudo, y hazlo a temperaturas superiores a 60 grados para terminar realmente con ellos, pues éste es uno de los lugares preferidos por los ácaros para instalarse y hacer de las suyas.
  2. Limpia el polvo con frecuencia y con un paño húmedo. Y evita la escoba. Y es que la mayoría de los ácaros sobreviven a un barrido, pero no a un aspirado. Así que a la hora de limpiar, no lo dudes, y opta por estos aparatos.
  3. Ventila con frecuencia y hazlo todos los días, aunque estemos en época de frío. De hecho, una de las razones por las que los ácaros aumentan su presencia en casa durante esta época del año, es el hecho de que los domicilios permanecen cerrados por más tiempo, pues el aire se mueve menos.
  4. Controla los niveles de humedad de tu domicilio, pues se sabe que existe una relación directa entre la humedad en el hogar y la presencia y cantidad de ácaros en él.

Por eso, es bueno que optes por aislantes adecuados, así como que cuentes con extractores del vapor tanto en el baño como en la cocina.
Con estos simples consejos reduciremos en buena medida la presencia de los ácaros, y las molestias que nos provocan, incluso sin ser alérgicos a ellos. Pero es bueno realizar también una limpieza profunda cada cierto tiempo, y a ser posible por profesionales con los de Limpiezas Abando.