Tratamos de evitarlo una y mil veces, pero llega un momento en que no hay vuelta de hoja, la limpieza general es una necesidad y no nos queda más remedio que hacerla. Supone mucho trabajo, pero varias veces al año debemos ponernos manos a la obra. Aprovechar un cambio de estación o de armario siempre es una gran opción. Sin embargo, existen algunas pautas que añadidas a nuestra rutina de limpieza hacen posible minimizar el trabajo de esta tarea. Como una de las empresas de limpieza en Bilbao te contamos algunos truquillos que te ayudarán a evitar la temida maratón para poner tu casa al día.

  • Lo más importante, la organización. Hacer listas es una medida infalible para organizarnos mejor. Aunque eso sí, hay que cumplirlas. Es un método muy eficaz para crear una rutina mensual de limpieza que nos permita realizar todas las tareas necesarias y que nuestra casa esté siempre reluciente, sin necesidad de las temidas y odiadas maratones del fin de semana.
  • Establece días fijos para tareas concretas. El cambio de sábanas o toallas, por ejemplo, es una de esas tareas que hacemos con regularidad. Por ello, asignar un día fijo para realizar estos trabajos es una gran idea que ayuda a fijar las rutinas. En cualquier caso, tenerlo apuntado en un planning te ayudará a no olvidarlo y a no agobiarte. Sólo tienes que echar un vistazo al calendario y hacer la tarea que toque cada día.
  • Menos es más. Tener nuestra casa llena de cosas no facilita, para nada, la limpieza. Por ello, una opción muy recomendable es deshacernos de aquellos objetos que no nos sirven o que no utilizamos para nada. Cuantas más cosas tengamos más tardaremos en hacer la limpieza y en tener todo en perfecto estado de revista,
  • Optimiza las tareas. Si hacemos un planning semanal habrá un día para cada cosa, no tiene mucho sentido poner una lavadora cada día. Debería ser suficiente con poner una o dos coladas a la semana.
  • Reparte las tareas. Si vives solo no te queda más remedio que cargar con toda la carga de la limpieza. También es cierto que te será mucho más fácil organizarte. Pero si compartes tu vivienda, reparte las tareas de forma equitativa, la carga entre todos es mucho más llevadera.

Queda claro que si seguimos unas pautas la limpieza general será mucho más sencilla. Pero, lo cierto es que aunque no lo hagamos todo en un día, las tareas hay que hacerlas. La falta de tiempo o el cansancio acumulado por el trabajo son algunos de los problemas para organizar nuestras rutinas en casa. En todo caso, no te agobies siempre puedes contratar un servicio profesional de limpieza como el que encontrarás en Limpiezas Abando. Así podrás disfrutar al máximo de tu tiempo libre.