Los hogares con mascotas requieren de rutinas de limpieza más exigentes, así como realizar las tareas básicas con más frecuencia. No te agobies, si vives con un animal de compañía también podrás tener tu casa en perfecto estado de revista siguiendo una serie de pautas. Cuando tu mascota sea un perro o un gato, tendrás que tener en cuenta que lo llenarán todo de pelos, así que ármate de paciencia y prepara un calendario donde organizar cada uno de los trabajos. Si no acabas de adaptarte siempre puedes contratar un servicio de limpiezas en Bilbao para despreocuparte y disfrutar al máximo de tu tiempo libre.

Nuestros pequeños amigos mancharán los textiles y los suelos, sobre todo en la zona donde tengan el agua y la comida. En el caso de los gatos, habrá que limpiar con frecuencia el arenero donde hacen sus necesidades. El mejor modo de llevar la limpieza de una vivienda con mascotas es acostumbrarse a hacer diferentes tareas y organizarse bien.

Desde Limpiezas Abando queremos presentarte algunos consejos para llevar a cabo el mantenimiento de tu hogar.

  1. Para realizar las tareas de forma más efectiva y más rápida podemos dejar a nuestra mascota en una habitación. También deberemos tener en cuenta aquellas estancias a las que tiene acceso al animal para saber en qué puntos deberemos extremar la higienización.
  2. Los suelos deberán de limpiarse a diario, lo más recomendable es pasar la aspiradora y fregar aquellas superficies que sean compatibles con la humedad. Este procedimiento siempre se puede alternar con un barrido, pero, en este caso habrá que apostar por una mopa de microfibra que atrapa mejor los pelos y las partículas de suciedad.
  3. Con bastante frecuencia habrá que aspirar los sofás y la tapicería, ya que los animales se subirán y en estos enseres quedarán atrapados gran cantidad de pelos. En el caso de las alfombras es recomendable sacudirlas a un espacio exterior, siempre que sea posible, de forma previa al aspirado.
  4. En las casas con animales es necesario poner especial atención a los productos de limpieza, ya que muchos de ellos podrían ser tóxicos para nuestros pequeños compañeros. La mejor opción serás los jabones y bactericidas neutros. La lejía o el amoniaco pueden contribuir al deterioro de la salud de nuestras mascotas.

Los servicios profesionales de limpieza cuentan con las herramientas más adecuadas para la higienización de los diferentes espacios. De hecho, cada cierto tiempo es recomendable realizar una limpieza en mayor profundidad con una máquina de limpieza al vapor para eliminar la suciedad y los microorganismos más arraigados.