Cuando la familia aumenta las tareas del hogar se multiplican. El ritmo de vida actual no nos da tregua, tras jornadas maratonianas de trabajo hay que limpiar, ordenar, lavar la ropa y la lista de cosas pendientes parece no acabar nunca. Enseñar a los más pequeños de la casa a participar en las tareas del hogar puede ser más sencillo de lo que parece, pero tendremos que armarnos de paciencia y prepararnos para la diversión. Las empresas de limpieza en Bilbao estamos acostumbradas a hacer estos trabajos cada día y sabemos bien que no hay mejor opción que inculcar a los niños, desde pequeños, que deben colaborar en las tareas domésticas para que entiendan la importancia de vivir en espacios limpios y ordenados.

En primer lugar, debemos tener en cuenta que las obligaciones nunca funcionan, organizar las tareas de la casa en familia tiene que entenderse como un momento para pasar tiempo juntos y buscar formas originales de que estas tareas tediosas resulten más divertidas. A los niños les encanta sentirse útiles y ver que sus padres le encomiendan cosas de “mayores”. Desde Limpiezas Abando te contamos un truco infalible para captar la atención de los peques de la casa: manualidades para ordenar su habitación y recetas especiales para que se diviertan en la cocina.

Es buena idea crear entre todos un calendario mensual, para ello podemos utilizar cartulina y rotuladores de colores. También podemos adornar el resultado final con pegatinas y dejar que los niños las coloquen donde ellos prefieran. En este calendario mensual podemos establecer las horas de estudio, con el objetivo de crear el hábito de los menores de sentarse a estudiar o hacer los deberes. Será fundamental que cuenten con una mesa para trabajar en su propio dormitorio y que la misma siempre permanezca recogida.

Obviamente, el reparto de tareas debe ser adecuado para la edad de los niños. Hacer la cama puede ser muy divertido, es necesario buscar la manera de que aprendan jugando. Los más pequeños pueden participar haciendo tareas más livianas como, por ejemplo, colocar la almohada.

Ordenar los juguetes después de usarlos también puede ser responsabilidad suya. Puedes buscar formas de recoger jugando, haciéndoles entender que en su espacio los juguetes nunca se estropean y que así es más fácil encontrarlos cuando se quiere jugar con ellos.

Como servicio de limpieza en Bilbao sabemos que la higiene en la cocina es una de las tareas más aborrecidas por la mayoría de los mortales, pero puede ser un espacio de ensueño para los niños. Invítales a ayudarte a preparar la cena y busca recetas divertidas y ricas para que aprendan la importancia de llevar una dieta equilibrada. Tú mismo podrás comprobar cómo se implican en las tareas domésticas. Si lo que quieres es pasar más tiempo con ellos, siempre puedes contratar profesionales que se encarguen de las tareas más pesadas.