Cuando nos ponemos a ordenar un espacio es muy importante tener en cuenta que menos es más. Tirar aquellas cosas que no usamos o que no valen para su cometido es una cuestión fundamental. De hecho, en nuestra empresa especializada en limpieza en oficinas siempre recomendamos comenzar por aquí. En una oficina el orden en la mesa de trabajo se vuelve un factor esencial, casi tan importante como marcar tareas periódicas de higiene y limpieza.

Siempre es una buena opción contratar una empresa especializada en este tipo de tareas de limpieza, ya que aprovechan las horas en las que las instalaciones están vacías para no influir en el rendimiento laboral y mantienen las condiciones mínimas de higiene. Sin embargo, el orden en tu escritorio es una tarea que deberás desempeñar por ti mismo.

Cómo ordenar el espacio de trabajo

  1. Los papeles pueden acumularse sobre la mesa creando una gran torre de babel. Si es tu caso, siempre puedes optar por las carpetas con clips derechos. Las encontrarás con tarjetas borrables que te facilitan la tarea de buscar cosas por categorías.
  2. Los cables que se acumulan tras la mesa son otro problema frecuente. En ellos se acumula polvo y suciedad, son difíciles de limpiar y crean una maraña en la que podemos tropezar. Actualmente, podemos encontrar muchas soluciones en el mercado para acabar con ellos.
  3. Las cajas de almacenaje son una buena opción. En ellas puedes guardar cables, cargadores, herramientas y útiles que ya no usas pero que no quieres tirar por si los necesitas en cualquier momento.
  4. Si usas un calendario de escritorio siempre puedes optar por uno con espacio para anotaciones. De este modo podrás hacer tus listas de tareas pendientes en el día o fecha señalados y que nada se te olvide.
  5. Por último, utiliza organizadores de cajón para portar pequeños objetos que utilizar con frecuencia y que siempre acaban perdidos o desperdigados en algún lugar que nunca encontramos.

Estos consejos son simples formas de ordenar la mesa y nuestro espacio de trabajo. Pero, desde Limpiezas Abando queremos hacer hincapié en la necesidad de higienizar las superficies de trabajo y los elementos comunes. Los teléfonos, útiles compartidos y los baños de las oficinas son las zonas vulnerables a las que habrá que prestar especial atención para minimizar el ausentismo laboral.