Toda fábrica requiere de una buena limpieza industrial. Se trata de una tarea fundamental para lograr mantener limpio y ordenado el entorno de trabajo. Como empresa de limpiezas en Bilbao, somos conscientes de que muchas compañías no le dan la importancia que se merece a la limpieza industrial. Se trata de un servicio indispensable y que debe ser llevado a cabo por una empresa profesional. ¿Qué es exactamente el servicio de limpieza industrial?

¿Qué es la limpieza industrial?

La limpieza industrial se realiza normalmente en fábricas o naves, con la finalidad de preservar tanto las instalaciones, como la salud de todos los empleados que trabajan en ellas, así como mantener la salubridad de todos aquellos productos que se almacenan o se crean en el lugar. Este tipo de limpiezas afecta a todo tipo de industrias, desde la farmacéutica, hasta la alimentaria, la pesquera, la metalúrgica o la textil, entre muchas otras, y cada una de ellas cuenta con unas necesidades específicas.

Teniendo en mente todo esto, es importante saber que una limpieza industrial puede incluir diferentes servicios: limpieza de mantenimiento; en profundidad; limpieza de final de obra; limpieza de techos paredes y conductos de ventilación; limpieza de oficinas, zonas de recepción y salas de espera; limpieza en altura de ventanas y cristales; limpieza de tuberías; limpieza de baños; limpieza de maquinaria; limpieza de garajes, zonas de carga y descarga o aparcamientos; aplicación de sistemas de control de plagas, tratamientos para el control de legionella y la limpieza posterior a estas tareas; etc.

Una limpieza industrial llevada a cabo por una empresa especializada como Limpiezas Abando aporta múltiples ventajas y beneficios. Este tipo de servicios ayudan a mantener a la empresa en orden y prevenir multas y sanciones en caso de inspección. Se logra así el mantenimiento que la compañía necesita, asegurando el buen funcionamiento de la maquinaria y los sistemas de ventilación y refrigeración. Además, se garantiza la salubridad y calidad de los productos que se fabrican, así como la salud de los trabajadores, que no se exponen a riesgos innecesarios.