Uno de los servicios que ofrecemos en calidad de una de las empresas de limpieza en Bilbao es el relativo a los trabajos de poda y mantenimiento de jardines. En las siguientes líneas vemos algunas nociones básicas al respecto.

Para saber cómo y cuándo poder, además de la época del año, influyen otros temas como por ejemplo el tipo de planta en cuestión. El paso previo antes de comenzar con la poda es saber cómo crecen las plantas. Los árboles y arbustos lo hacen cada año en el extremo de las ramas, lo que se denomina en el campo de la jardinería brotes terminales. También lo hace en las ramas laterales. En este caso son los brotes laterales. Los primeros van a determinar la dirección y el ritmo de crecimiento de las plantas. En Limpiezas Abando te recordamos que, en el interior de la corteza, hay ocasiones en las que están escondidos los llamados brotes durmientes.

Habida cuenta de que la poda es una tarea fundamental para mantener la salud de las plantas, el clave que quede en manos de expertos. Esto ayudará a que den mejores frutos y a que la fase de florecimiento sea más intensa. Además, la poda va a estimular el crecimiento abierto y equilibrado y a reparar los posibles daños.

Métodos de poda

Como te imaginarás, existen varios métodos de poda. En la poda propiamente dicha se retiran las ramas que hayan empezado a endurecerse y a volverse leñosas. El mantenimiento o perfilado se acomete durante la época de crecimiento y la poda de los árboles cuando la planta no crezca ya de forma activa. Se corta hasta la rama o brote con una inclinación de aproximadamente 45 grados en la dirección en la que apunta el brote.

Diferencias entre podar y perfilar

Perfilar es eliminar los brotes terminales nuevos para estimular un crecimiento lateral vigoroso. Se evita además que el seto crezca demasiado alto. Lo recomendable es recortar poco después de que empiecen a aparecer los nuevos brotes, para que los brotes laterales tengan toda la temporada para crecer y hagan que el seto quede espeso.