Limpiar la madera siempre nos da un poco de miedo y no es para menos. Este tipo de superficie es delicada y no se lleva demasiado bien con el agua. Sin embargo, según nuestra experiencia como una de las empresas de limpieza en Bilbao no es suficiente con eliminar la suciedad y el polvo de estos pavimentos, sino que también habrá que higienizarlos. Antes de ponernos a limpiar los suelos de parqué o de tarima de madera maciza deberemos tener en cuenta algunos pasos fundamentales que será necesario tener en cuenta.

Evidentemente, los suelos de madera no son como los de baldosas, mucho más fáciles de limpiar, ya que podemos pasar la fregona con agua y jabón y sólo será necesario dejarlo secar. Algo totalmente impensable con materiales como la madera, aleja el agua de ella si no quieres que se deteriore y luzca su peor versión.

Sin embargo, como ya hemos comentado no es suficiente con barrer o aspirar estas superficies, de vez en cuando, tenemos que fregar los suelos con agua y jabón para eliminar pequeñas manchas y otros tipos de suciedad. En cualquier caso, debemos tener cuidado. Con hacerlo una vez al mes será suficiente y la bayeta o fregona deberá estar perfectamente escurrida para evitar el exceso de humedad.

Desde Limpiezas Abando queremos destacar que para no estropear la madera al limpiarla, deberemos usar un jabón neutro o un producto específico. Hay remedios caseros como pasar estos suelos con agua y un chorrito de vinagre, el resultado será sorprendente. Aunque en un primer momento, te pueda parecer que huele muy fuerte, no te preocupes, el olor de disipará por completo en unos minutos.

Los suelos de madera deben tratarse para que luzcan como nuevos, antiguamente se enceraban. Pero los pavimentos laminados modernos están tratados para resistir las agresiones externas y para facilitarnos las tareas de limpieza. Hoy en día, existen aceites de fácil aplicación para hidratar la madera cada cierto tiempo y que recupere su brillo natural.

Evidentemente, al limpiar este tipo de suelos es recomendable tener en cuenta los consejos del fabricante para su mantenimiento. Sin duda, la marca que comercializa estas superficies sabrá, mejor que nadie,como se deben de mantener en un óptimo estado de conservación.