Como empresa de limpiezas en Bilbao, tenemos un gran compromiso para la prevención del COVID-19, y una de las medidas que llevamos a cabo es completar nuestro catálogo con cámaras termográficas que permiten detectar la fiebre en tiempo real. Se trata de aparatos que miden la temperatura corporal a distancia y que pueden ser de gran utilidad para combatir los contagios. ¿En qué casos se utiliza esta herramienta?

Uso de cámaras termográficas

Debido al avance de la pandemia de coronavirus en todo el mundo, muchas empresas han apostado por utilizar tecnologías que permiten prevenir contagios. Es el caso de las soluciones basadas en termografía, que detectan rápidamente la fiebre en las personas, uno de los principales síntomas, a distancia y sin contacto mediante una cámara.

Esta tecnología se aplica habitualmente en sectores como la ingeniería o la arquitectura desde hace mucho tiempo, y ahora parece que llega para quedarse en muchos más. Como método de prevención del COVID-19, hay compañías que utilizan cámaras termográficas para garantizar la salud de sus empleados en sus oficinas o naves industriales. Los supermercados y los hospitales también son sectores en los que ya han comenzado a utilizar las cámaras termográficas.

Hay que tener en cuenta, que hay cámaras que miden la temperatura de las personas en lugares transitados, algo que puede ser muy útil en centros de transporte o aeropuertos, por ejemplo, donde pueden detectarse varias personas al mismo tiempo.

El sector de la restauración no se ha quedado atrás, puesto que se comenzaron a utilizar este tipo de cámaras en los bares y las terrazas con su reapertura, para tener un control de la temperatura de sus clientes.

En Limpiezas Abando creemos que es necesario saber que las cámaras no detectan el COVID-19, pero sí uno de sus síntomas, agilizando el proceso de detección de la enfermedad.