En verano tenemos mil cosas que hacer y, sobre todo, nos gusta disfrutar de nuestros ratos de ocio al aire libre. Sin embargo, con frecuencia nuestros planes se ven mermados por pequeños invitados no deseados: las avispas. Ya sea un día en la playa, en la piscina o un picnic campestre, siempre veremos algún ejemplar de esta especie, que puede arruinar nuestro día si decide picarnos. En ocasiones, estos insectos aparecen en casa, puede ser algo aislado, pero muchas veces, tenemos un avispero cerca, lo que supone un riesgo. La ejecución de limpiezas en Bilbao nos ha demostrado que se trata de un problema mucho más frecuente de lo que parece.

Las picaduras de avispa no sólo son muy dolorosas, sino que pueden resultar fatales para las personas alérgicas a sus ataques. Estos insectos suelen construir sus avisperos en los edificios, principalmente en zonas altas, cerca de las ventanas, canalones, vigas, aleros, etc. Así que será necesario extremar las precauciones. Las zonas ajardinadas también son un buen lugar para encontrar un avispero. Sea como sea, si crees que puedes tener uno cerca de casa, es recomendable que lo localices con el objetivo de acabar con él. Bajo ningún concepto lo manipules, puede ser muy peligroso. Lo más adecuado en estos casos es contratar una empresa especializada en el control de plagas.

Seguramente, en Internet encontrarás un montón de consejos caseros para ahuyentar a las avispas de tu propiedad. Pero, recuerda que no siempre funcionan y un avispero lleno de insectos molestos, con aguijones peligrosos, no es una buena opción. Dicen que el humo o el agua a presión son buenas técnicas para acabar con sus comunidades, pero dentro del avispero habrá muchos ejemplares lo que convierte esta hazaña en peligrosa.

Desde Limpiezas Abando ponemos a tu disposición un servicio completo y eficaz de control de plagas para que sientas tu casa limpia y libre de bichos indeseados que puedan poner en riesgo tu salud y la de tu familia. Entre las medidas preventivas, podemos destacar la necesidad de cerrar y sacar la basura con frecuencia y de no colocar comida, especialmente dulce, cerca de las ventanas o las puertas que dan al exterior.