En nuestra más que contrastada experiencia en todo tipo de limpiezas generales hemos podido comprobar que las habitaciones de los más pequeños del hogar son un auténtico quebradero de cabeza para muchísimos padres. No se trata únicamente del orden, sino también de la higiene.

Una buena manera de mejorar ambos aspectos en llevar a cabo una organización adecuada de las estancias de los más pequeños, pudiendo evitar que el desorden invada hasta el último rincón de la habitación, ganando en comodidad.

Lo primero que hay que tener presente es que el hábito del orden se ha de ir fomentando en los más pequeños y pequeñas poco a poco, desde muy temprano pero sin mostrar demasiada exigencia ni enfadarse, ya que los niños y niñas no entenderán el motivo de la riña.

En este sentido, gracias a nuestra amplia trayectoria en limpiezas generales podemos contarte que a la hora de organizar un espacio infantil siempre será importante pensar en favor de tu hijo o hija. Así, cualquier solución que se nos ocurra se ha de adecuar al niño o niña, al igual que los muebles o la decoración.

Debido a su edad, todavía les cuesta acciones simples como abrir puertas o cajas, por lo que mejor siempre será utilizar recipientes abiertos para sus juguetes, o cestas sin tapa para los calcetines y la ropa interior.

En este sentido, exista una regla de oro no escrita por la que un objeto o juguete en una habitación infantil ha de ser más fácil de colocar que de sacar. En caso contrario, lo más seguro es que todo se termine acumulando por el suelo.

También será importante darnos cuenta que los más pequeños o pequeñas de la casa poseen una altura correspondiente a su edad. Es por ello que cualquier solución organizativa que se inicie ha de tener en cuenta este aspecto. Los juguetes, libros o demás pertenencias de uso habitual deben encontrarse abajo del todo, a su alcance.

Si quieres que tu hijo o hija comience a guardar sus cosas por su cuenta, nunca está de más facilitarle las cosas. En este sentido, las pegatinas o las etiquetas gráficas son de gran ayuda. Marca el cajón de los calcetines, de las camisetas o de los juguetes y pronto sabrá el lugar de cada uno de ellos.

En último lugar, desde Limpiezas Abando queremos volver a incidir sobre el hecho de crear una rutina de mantenimiento y orden en los más pequeños y pequeñas. Sin prisas pero construyendo un hábito para el futuro.