Tener la casa siempre limpia y ordenada lleva mucho más trabajo del que parece. De hecho, en muchas ocasiones, nos parecerá una tarea absolutamente imposible. Encontrar la fórmula mágica para conseguir este objetivo es poco menos que una quimera, pero el secreto se esconde tras una única palabra: rutina. Según nuestra experiencia en la realización de limpiezas generales en Bilbao queremos ofrecerte algunos trucos para ayudarte a lograrlo.

Aunque parece sencillo, no lo es. Convertir en rutina una serie de hábitos es la clave para lograr tener la casa siempre en buen estado. De hecho, los servicios profesionales de limpieza se dedican, precisamente, a seguir unas rutinas y protocolos de limpieza. Puedes organizarte como mejor te venga, no hace falta que te pongas a limpiar todos los días, sino que puedes fijar un día a la semana para poner orden en tu hogar y dedicarle algunas horas a esta tarea. Pero, sin duda, lo más adecuado será incorporando diferentes hábitos de limpieza en tu día a día, una cuestión que te ahorrará mucho tiempo y esfuerzo.

Para que las rutinas sean efectivas es conveniente diseñarlas de forma mensual, dedicando diferentes días a distintas áreas de la casa. No obstante, no debes olvidar que cada cierto tiempo, al menos una vez al mes, será necesario hacer una limpieza más en profundidad que nos permita garantizar las condiciones mínimas de salubridad para nuestra casa. Para facilitar esa limpieza general, lo más adecuado es cumplir con rutinas menores durante varios días todas las semanas.

Lo más importante para lograr nuestros objetivos es ser estricto con los días fijados y las tareas seleccionadas. Piensa que lo más difícil será al principio, pero que después, nos acostumbramos a estas rutinas y nos cuesta mucho menos ponernos manos a la obra. Puedes organizarte como prefieras, apuntar las tareas y los días en una agenda o en un calendario o ponerte la alarma del móvil para no olvidarlo, pero es importante no dejar de hacer las tareas.

Desde Limpiezas Abando queremos destacar que es una simple cuestión de organización. Dependiendo de las rutinas semanales que te plantees, la limpieza general que realizas una vez al mes será más o menos tediosa. Pero, sea como sea, recuerda que siempre puedes contratar un servicio profesional de limpieza para olvidarte de esta labor que nos quita gran cantidad de tiempo cada cierto tiempo.